¿Café solo?¿cortado?¿manchado?¿capuccino?¿americano?… ¿Sabemos realmente cómo se preparan, en qué taza se sirven o qué cantidad de café o de leche deben llevar? Seguramente, cualquiera que haya leído esto, la respuesta será que sí, que sí sabe cómo es cada preparación. Pero nos sorprenderíamos al comprobar que el mismo nombre tiene una preparación diversa, con unas cantidades diferentes e incluso con unas tazas para servirlo distintas. Todo esto, normalmente se puede aprender realizando un curso de hostelería en Madrid, por ejemplo. Pero hoy te traemos una master información sobre todos ellos.

 

curso-de-hosteleria-en-madrid

Desde CERTIFICA queremos que los alumnos tengan esa visión y que si bien es cierto que siempre habrá una receta original y es la que pretendemos seguir, está bien conocer sus distintas variedades regionales y sobre todo, cómo hay que servir el café. Debemos preguntarle al cliente sus preferencias y gustos. Porque no somos el protagonista, es el cliente, el que quiere y solicita una consumición y nosotros debemos satisfacer sus gustos y no convencerle de que está equivocado.

 

El típico café español

 

El manchado

 

Como ejemplos prácticos tenemos dos, el más controvertido es el famoso “Manchado”. En algunos lugares de España, este café se sirve en taza de café con leche con mucha leche caliente y sólo un poquito de café… Pues bien, nos encontramos que de esta elaboración, hay variantes y por eso no podemos dar por definitiva esta forma de hacerlo. Los hay que consideran que el “manchado” es en taza más pequeña, como la del cortado, con mucha leche y sólo un poquito café. Hay otros que cambian las cantidades y consideran que el “manchado” es mucha leche y muy poquito café en taza grande y otros que siguen las medidas de mucha leche y muy poquito café pero en taza de cortado…

 

El cortado

 

Y ahora que salió el famoso “cortado” lo podemos enlazar con que la elaboración correcta de este suele ser en taza pequeña con mucho café y sólo un poquito de leche. En algunos lugares se elabora en la misma taza, pero con mitad de café y mitad leche; y en otros sitios ni siquiera se sirve en taza, sino que es tradicional servirlo en vaso pequeño.

 

Como has podido comprobar las elaboraciones del café según el lugar de España, o del país en que se encuentren, van variando y nos podemos liar un poco… o no. Simplemente, ante estas situaciones que nos podemos encontrar, lo más sencillo es lo que se enseña desde el curso de hostelería en Madrid de Certifica: Preguntar. Quién pregunta no ofende y ante la petición de un “manchado”, se le preguntará al cliente si lo quiere en taza de café con leche o en otra más pequeña. Y tras aclarar la taza de servicio, se le preguntará si lo que desea es mucha leche y poco café o al contrario. De este modo su delicioso café llegará al cliente tal y como le gusta, aunque en realidad, probablemente, esté pidiendo otra elaboración que recibe otro nombre.

 

Café y su elaboración según su país de origen

 

Estas son las elaboraciones más habituales que nos podemos encontrar según el lugar de procedencia de cada uno. Presta especial atención.

 

Cafés en EEUU

 

Café Breve. Este café es más espeso que uno normal, ya que se compone de mitad expreso, crema de leche y espuma de leche.

 

Café Tobio. Esta especialidad se caracteriza por ser mitad expreso y mitad café de filtro. Esta combinación ayuda a la vez al sabor del café débil y oculta el sabor amargo del expreso. Útil en los bares de café de cadena.

 

El Gibraltar. Café muy similar a un cortado pues se compone de dos dosis de expreso doble y un poco de leche.

 

Red Eye. Su nombre proviene del hecho de tomarlo para permanecer toda la noche despierto para los vuelos desde la costa oeste a Nueva York y se compone de una tercera parte de expreso y una larga de café de filtro.

 

Cafés en Italia

 

Café Marocchino. Fue creado en Alejandría y se sirve en un pequeño vaso de cristal. Se trata de un corto de café con un poco leche y con coco espolvoreado.

 

Cappuccino. Es una bebida preparada con expreso, leche caliente y espuma. La diferencia con el café con leche es la gran cantidad de espuma que lleva, y en Italia únicamente se toma en el desayuno.

 

Macchiato. Como podemos adivinar, se trata de un expreso con un pequeño chorro de leche. Aunque puede parecer un pequeño cappuccino, su sabor tiene más fuerza y es más aromático.

 

Ristretto. Se trata de un café muy, muy corto ¡Pero muy intenso! Se elabora con más presión pero con la misma cantidad de agua que un expreso. Así, el agua entra en contacto con el café por un periodo de tiempo menor en el que la cafeína es extraída en menor cantidad que el sabor. El resultado es un café con más cuerpo y menos amargo.

 

Cafés en Australia

 

Flat White. Expresso, leche hirviendo y un poco de espuma. Aunque es similar al cappuccino o al caffé latte, la diferencia reside en la textura de la leche y el número de dosis de expresso. El país de origen de esta bebida es Australia y Nueva Zelanda, en los años 70, como alternativa al espumoso cappuccino.

 

Cafés en Portugal

 

Galão. Se trata de una bebida caliente elaborada con expreso y leche espumosa. Es parecido a un café con leche pero servido en vaso alto y con abundante leche.

 

Mazagran. Esta bebida se sirve muy fría y también en vaso largo. Está elaborada con un fuerte café, limón y hielos, aunque a veces se le añade azúcar, ron o agua.

 

Cafés en Alemania

 

Pharisäer. Su nombre significa fariseo y es una bebida alcohólica, pues mezcla café negro, ron y nata.

 

Eiskaffee. Su nombre significa ‘helado de café’, se sirve en copa y se compone de café instantáneo, dos cucharadas de helado de vainilla, nata montada y chips de chocolate.

 

Cafés en Austria

 

Wiener Melange. Este café es muy similar al cappuccino, aunque el café utilizado es más suave, como el de moca, que le da un sabor achocolatado.

 

Café Vienés. Su nombre viene por la crema con la que está elaborado el café. Se prepara con dos dosis de expresso y nata montada, que reemplaza a la leche y el azúcar. También se espolvorea chocolate por encima.

 

Curso hostelería en Madrid

 

Para ser un buen barista no basta con tener maña con la cafetera, se necesita mucho más. El saber qué tipo de café es mejor, el modo de elaboración, la cantidad del mismo combinado con otros ingredientes… Son cosas que se pueden aprender con la experiencia o con el estudio de la profesión. Por eso en nuestra academia ofrecemos un curso de hostelería en Madrid que contiene los bloques elementales necesarios para que salgas al mercado laboral preparado para cada situación. Si te interesa el mundo del café o de la hostelería y restauración en general, solo tienes que solicitar información gratuita a través del siguiente formulario. Estaremos encantados de responder todas tus dudas. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button