El vino no es solo descorcharlo y beberlo. El servicio del vino conlleva un ceremonial y un protocolo que hay que cumplir escrupulosamente. Si eres un buen profesional de la hostelería, es necesario elegir los tipos de copas de vino y no fallar en la temperatura de servicio. Es fundamental elegir un buen maridaje en el que la comida resalte el sabor del vino y el vino a su vez eleve las propiedades organolépticas de la comida. Además de no acertar en la cantidad de vino servida, pueden hacer que la expectativa de degustar un gran vino se venga abajo.

Por eso, aquí te vamos a dejar unos consejos a seguir a la hora de servir los vinos.tipos de copas de vino

 

 

Tipos de copas de vino

 

Lo primero en lo que nos debemos fijar es en la temperatura de servicio. Si es un vino blanco, un espumoso o un vino de postre como puede ser un Pedro Ximénez, la temperatura de servicio debe estar entre los 5º y 8º centígrados. Esta temperatura sube considerablemente si lo que vamos a degustar es un vino tinto joven. Se recomienda que la temperatura de servicio ronde los 14º centígrados en los tintos jóvenes. Sube algo más si los vinos son tintos de crianza o reserva, siendo la temperatura ideal en estos casos entre 16 y 18º centígrados.

En cuanto a la copa que vamos a elegir para degustar los diferentes vinos, si nos centramos en los tintos, las copas ideales para este tipo son la copa borgoña o la copa burdeos. Estos tipos de copas de vino son las de mayor tamaño. Para un vino blanco elegiremos una copa más mediana. Con los vinos espumosos el tipo de copa ideal es la tipo flauta. Los vinos de postre siempre los debemos tomar en la copa denominada catavinos.

 

Cantidad de vino que debemos servir en la copa

 

Cuando hablamos de la cantidad de vino en copa, la única regla infalible para acertar es que si es un vino que se sirve más fresco, la cantidad que debemos echar en la copa es menor. Esto es necesario ya que es aconsejable que el vino permanezca en una cubitera con hielo, conservando el frescor. Por lo tanto el vino a baja temperatura hay que servirlo poco a poco, para que no se caliente en la copa y se pueda disfrutar de todo el sabor. En cuanto al vino tinto es recomendable servir alrededor de un 40% de la copa porque en cuanto a temperatura nos da igual que esté en la botella o en el vaso. Cuando el vino está servido en la copa, el vino se oxigena, con lo que realza sus propiedades, tanto de sabor como de aroma.

 

Maridaje

 

En cuanto al maridaje que vamos a escoger para cada comida, lo ideal es que si vas a comer pescado o marisco, sobre todo en verano que apetece más algo fresquito, te decantes por un espumoso. Para carnes blancas o platos suaves, será recomendable un vino blanco, que también marida muy bien con el pescado y marisco. Si vamos a comer algún tipo de carne fría, tartas, cremas, ensaladas, o algún postre, quizá debemos decantarnos por un rosado. En cambio, si lo que vamos a comer son carnes, elegiremos un tinto para la carne más pesada, con salsas o sazones más intensos, que será de más crianza conforme esa carne sea más intensa.

 

Si quieres saber más sobre los distintos tipos de copas de vino y el maridaje, no dudes en apuntarte en la academia Certifica. Contamos con los mejores profesionales para enseñarte todo lo que hay que saber del mundo de la hostelería. Además, si quieres mantenerte informado de las últimas novedades del sector hostelero, síguenos en nuestras redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button