Al presionar: Enviar, está aceptando expresamente el
aviso legal de Centros de Formación Certifica SLU

curso recepcionista de hotel

Si te estás planteando realizar un curso recepcionista de hotel, ahora tienes la oportunidad de conseguir tu título oficial. Gracias a Certifica podrás obtener el Certificado de Profesionalidad de Recepción en alojamientos (HOTA 0308). En nuestro curso recepcionista de hotel aprenderás muchas cosas, pero hay ciertas características indispensables que tienes que conocer para ser el mejor en tu profesión.  Con nuestro curso convertimos a nuestros alumnos en auténticos profesionales, por eso hacemos mucho hincapié en estas 5 características imprescindibles:

La buena presencia del recepcionista

Cuando un cliente entra en el hotel, una de las primeras cosas con las que se encuentra es la recepción y una de las primeras personas con las que habla, el recepcionista. ¿Os imagináis entrar en un hotel y que el recepcionista lleve una camisa llena de manchas, esté con los rulos puestos y los pies encima del mostrador? No. Obviamente eso es algo impensable, y si alguien lo ha visto, por favor, que nos mande una foto. Los hoteles cuidan al máximo la imagen de la recepción porque, como se suele decir, la primera impresión es la que cuenta. El recepcionista tiene que ir siempre bien aseado, peinado correctamente, con el uniforme correctamente puesto, limpio y planchado y a ser posible, exhibiendo la mejor de sus sonrisas.

El recepcionista debe conocer Idiomas

Para trabajar en la recepción de un hotel es fundamental saber idiomas. Pero aquí no vale el “inglés medio” que todo españolito pone en su CV, no. Aquí hay que conocer el idioma de verdad. Nuestro curso recepcionista de hotel incluye un módulo de inglés para aprender a  comunicarse, con un nivel de usuario independiente, en las actividades turísticas. Es importante saber qué es lo que el cliente nos está demandando y poder contestarle con soltura. Por eso, para empezar, un recepcionista debe controlar lo básico para el check in-check out.

Y además, otras tareas relacionadas con su cargo e igual de importantes que el check in-check out. Por ejemplo, tiene que saber guiar a los huéspedes hasta el transporte público más cercano. Explicarles dónde están los museos o atracciones turísticas más reseñables, etc. Y por último, tiene que entender cualquier otra necesidad básica que pueda solicitar el cliente. Desde indicarle donde hay una farmacia cercana, o saber si el cliente se encuentran mal y necesita la ayuda de un médico. Por eso, el inglés es fundamental. Hoy en día, en España, si no controlas este idioma, olvídate de encontrar trabajo como recepcionista de hotel. Y si sabes algún idioma más, mejor.

Atención al cliente en la recepción de un establecimiento hotelero

Para ser recepcionista te tiene que gustar el trato con la gente. Si no es así, no hace falta ni que sigas leyendo este post. Un recepcionista está atendiendo a clientes todo el tiempo que dura su jornada laboral ya sea telefónicamente o en persona. Además, trata con cualquier tipo de cliente: de cualquier país, cultura, estrato social, etc… El trabajo del recepcionista no sólo consiste en atenderlo y hacerlo bien. Si podemos hacer sentir al cliente como en casa, nuestro jefe nos lo agradecerá. Los hoteles a veces se pueden convertir en algo frío y poco acogedor. Si conseguimos que el cliente nada más llegar se sienta como en su casa y perciba que ha hecho una buena elección, tendremos mucho ganado y es probable que lo volvamos a ver por aquí. curso recepción

Curso Recepcionista de hotel | Diplomacia

En muchas ocasiones los clientes llegan al hotel después de un largo viaje o de una larga jornada de trabajo. Están cansados y su carácter se vuelve más irascible. Cualquier cosa puede hacerles saltar: tardar más de lo previsto en atenderles, que otro cliente interrumpa su petición, etc… por eso, el recepcionista tiene que poseer grandes dotes de paciencia y diplomacia para saber “lidiar” con estas situaciones y resolverlas de la mejor manera posible. Sobre todo buscando la discreción para no alterar a otros clientes e intentando calmar al cliente que esté ofuscado. Tenemos que conseguir que se vaya contento por lo que cuanto antes escuchemos sus quejas e intentemos resolverlas, mucho mejor.

Detallista

Para acabar, os damos un consejo que es ya un plus, la guinda del pastel, lo que os va a hacer que os nombren el “recepcionista del mes”. Si te fijas en los detalles, puedes llegar a reconocer a clientes asiduos y conocer sus gustos: si les gustan las habitaciones con unas determinadas vistas, si suelen pedir el servicio de despertador, o de lavandería. Siempre tenemos que pensar qué podemos hacer para que la estancia del huésped sea cuanto más agradable y placentera, mejor y si podemos adelantarnos a ellos en estas peticiones y proporcionarles estos pequeños detalles, ellos sabrán agradecérnoslo.

¿Te han convencido nuestras palabras? ¿Crees que posees estas cualidades? Si es así, no lo dudes más y apúntate a nuestro curso de recepción de hoteles!

 

Curso recepcionista de hotel | 5 claves para destacar
Puntúa

 
A %d blogueros les gusta esto: